martes, 13 de abril de 2010

Algo sobre el centenario

Un aporte de Eduardo Clancy eduardoclancy@yahoo.com.ar
Pueden leer los textos completos en www.areconoticias.com.ar
Fragmento de "Algo sobre el centenario"

Se acerca la celebración del Bicentenario de la Revolución de Mayo, y vale la pena recordar algunos aspectos de la celebración del Centenario en Buenos Aires y su contexto urbano/edilicio, político y social. También vale recordar algo de lo que sucedía en esos años en mi pueblo, San Antonio de Areco. Son hechos de nuestra historia que nos muestran un país de enorme pujanza y muchas contradicciones, donde las personalidades de los Presidentes José Figueroa Alcorta y Roque Sáenz Peña merecen tenerse presentes por su trascendencia y valor ejemplificador, en estos tiempos de desvalorización de la política y de la cultura.

La celebración del Centenario coincidió con el fin de una etapa de enormes cambios en nuestra república, generada por las personalidades de la llamada “generación del ochenta” y direccionada por las políticas de Julio A. Roca. El enorme flujo de inmigrantes,
( entre 1870 y 1913 sumaron seis millones, aunque tres volvieron a su país de orígen) la industrialización de la producción agrícola y ganadera y el notable incremento de las exportaciones de esos rubros trajeron enormes beneficios a la economía transformando a nuestro país en el más adelantado de América Latina. La población tuvo un aumento notable, y pasó de un millón en 1870 a ocho millones en 1910. La necesidad de dar vivienda al flujo inmigratorio dio lugar a la aparición de los “conventillos” o casas de inquilinato, que funcionaban en las casas “chorizo” de los barrios más pobres de la ciudad.
Las familias alquilaban por lo general una pieza, donde vivían hacinados. En los patios se cocinaba, se lavaba la ropa y se compartía una vida precaria, pero llena de bullicio y colorido. Esos patios y su atmósfera social inspiraron a sinnúmero de tangos.
En el reverso de la moneda, Buenos Aires era llamada la París de Sudamérica, título al que se había hecho acreedora con novedosas construcciones tales como el hotel Plaza, primer rascacielos de la ciudad terminado en 1909, que cambió la fisonomía de la zona de Retiro. Cercano al nuevo edificio funcionaba un Museo de Bellas Artes en el llamado Pabellón Nacional, cuya estructura metálica había estado al lado de la Torre Eiffel en la exposición de París de 1889. Los afrancesados palacios de las familias patricias,la mayoría de ellos en los alrededores de la Plaza San Martín, surgían bajo la dirección de grandes arquitectos ,tales como el francés René Sargent,enrolados en el“academicismo”,
al influjo de la Ecole des Beaux Arts de París.
En la esquina nor-este de la Plaza se terminaba en 1910 el imponente Palacio Anchorena (hoy Ministerio de Relaciones Exteriores), proyecto del Arq. Alejandro Christophersen.
La actividad cultural estaba acorde con los grandes adelantos: el teatro Colón había sido inaugurado en 1908, los porteños disfrutaban de 90 salas de cine y leían 23 periódicos
( La Prensa, La Nación, The Standard, Deutsche la Plata Zeitung, La Patria degli Italiani,Le Courier de la Plata, The Southern Cross, Caras y Caretas, P.B.T y otros ).
Por las calles y avenidas transitaban cada vez más automóviles y las múltiples líneas de “tramways” (la más conocida era la empresa creada por Federico Lacroze) llevaban sus pasajeros a todos los puntos de la ciudad.
La red ferroviaria creció de 732km. en 1870 a 28.000 km. en 1910 .Sus instalaciones y equipamiento eran la última palabra en ingeniería ferroviaria y su arquitectura puede apreciarse hasta nuestros días por la calidad de su diseño y la nobleza de los materiales utilizados. La estación Constitución fue por poco tiempo la mayor del mundo en su tipo.
El 6 de febrero de 1910, un grupo de vecinos de Longchamps, Pcia. de Buenos Aires, y la comisión del Aero Club local (con Jorge Newbery como miembro) miraban embelesados un corto vuelo del aeroplano Voisin con motor de 60CV.piloteado por el francés Enrique Bregi. Era el primer vuelo a motor realizado en nuestro territorio...

No hay comentarios:

Publicar un comentario