miércoles, 20 de octubre de 2010

Así se baila el Tango

Por Sonia Abadi

Encuentro que comienza en la mirada, continúa en el abrazo y se despliega en el baile. Contrapunto de experiencia con creatividad, equilibrio con sensibilidad, comunicación cómplice con esquiva seducción.
Ya desde el abrazo se pacta sin palabras la calidad de la entrega. La proximidad, el apile, el modo de contacto entre las cabezas, la presión del brazo de él estrechando el talle de ella, el peso del brazo de ella rodeando el cuello de él. Envolvente, acariciante, o con la mano sobre el hombro, rozándolo apenas.
En la salida él ya define el largo de los pasos y la energía que le es propia. Ella recibe la apuesta y responde desde su energía contenida.
Bailan juntos compartiendo espacios llenos y vacíos. Cada uno escucha el cuerpo del otro, adivina sus pies, registra su emoción, a veces su ansiedad, otras su sorpresa. Se transmiten sus vivencias en un diálogo secreto de preguntas y respuestas. A veces ruego, regateo, exigencia. Otras reserva, recato, recelo.
Aunque algunas se adelantan y contestan antes de que él termine de preguntar, o dejan la pregunta sin respuesta. Otros se expresan con dificultad o indecisión. Ella tendrá que traducir, y el sentido se le aclara con una décima de segundos de demora. Demasiado alerta, se cansa más y disfruta menos.
No se miran ni se hablan. Si hacen falta palabras es porque el lenguaje de los cuerpos está fallando. Ella no toma la iniciativa, sólo intercala algún capricho que no perturbe la continuidad del desplazamiento. Presiente la intención y se atrasa apenas, para crear suspenso y una leve tensión que indica que está allí presente y que él no baila solo.
En el tango, igual que en la vida, el único dominio del tiempo que tiene la mujer respecto del hombre es frenarlo, nunca apurarlo. Y ese es el arte de ella. El hombre avanza y la mujer resiste, sin mucha convicción, es cierto.
Milonguero de ley, ni siquiera necesita marcar. La toma firmemente entre sus brazos y la cobija en su pecho. Se la lleva puesta, “dormida”, y la guía con el fuelle acompasado de su propia respiración.
Parecen uno solo, cuerpo y alma. Pero dicen que para bailar el tango hacen falta dos. Y, sin embargo, dos no alcanzan. En esa celebración, hombre y mujer están bailando acompañados.
Bailan con la música, lenta o picadita. Con cada orquesta y su estilo único, siguiendo el ritmo o la melodía, el bandoneón o el violín. Con el cantor, que les susurra al oído retazos de sueños o pesadillas. Baila cada uno consigo mismo, su sentimiento, su cuerpo, su oído que transforma la música en movimiento.
Bailan con las otras parejas en círculo formando un gran coro que multiplica su propia energía. Bailan con el piso, que les trae las vibraciones de los otros bailarines, y le devuelven en caricias el apoyo que les brinda. Bailan también con la mirada externa de un público real o imaginario, que los ampara y los aprueba.
Sutil equilibrio de relaciones en el que ninguna debe predominar. El egoísta que baila solo despoja a su pareja de la tan ansiada unión. La pareja que se encierra queda aislada, privándose de recibir el fuego sagrado de los otros así como de aportar su propio ardor a la danza tribal. Los que sólo se exhiben traicionan su intimidad.
Pero cuando todas las partes han sido convocadas por igual, la comunión es perfecta. Misterio de los cuerpos en armonía, magia del tango que los lleva al éxtasis, la emoción es intensa y total, cuerpo y alma. Conviven así, latiendo juntos “sintiendo en la cara la sangre que sube a cada compás”, “mezclando el aliento”, “cerrando los ojos para oír mejor”38.
En absurda contradicción anhelan que ese tango siga para siempre y que termine pronto, por miedo a que un traspié pueda romper el encanto.
Se apaga la última nota, hacen durar el abrazo por unos instantes más. Cuando la experiencia es fuera de lo común, las palabras sobran, se miran casi con pudor, o ni se miran, conmovidos y asustados de tanta entrega.

20 comentarios:

  1. Hola Sonia!
    Yo también disfruto de esos momentos de conexión con alguien que, muchas veces, conocemos en el mismo momento de ingresar en la pista.
    ¡Qué maravillosa relación! Entrega total por unos minutos.
    Hermosa descripción! Gracias,
    Silvia

    ResponderEliminar
  2. Gracias dulce milonguera. Besos.
    EDU

    ResponderEliminar
  3. Esta buenísimo!,
    Besos,
    Ana

    ResponderEliminar
  4. Hola Sonia,
    Me gustó mucho tu blog de tango, soy de los que saben apenas y quieren saber. Me encanta el tango.
    Un beso,
    Gabriela

    ResponderEliminar
  5. Hola Sonia, que lindo tu blog!!!! Que bueno que compartas estas cosas con los demás. Te mando beso grande.
    Nisse.

    ResponderEliminar
  6. Que maravilla, las vivencias, sentimientos y emociones que despierta toda manifestación creativa, sos genial y presentas con mucha pasión como debe ser. A mí me gusta el tango, soy un poco selectiva, Gardel es casi mi preferido, igual que los intérpretes melódicos. Me identifico con tus comentarios pero mi inclinación es la pintura pasa el tiempo y siempre tengo alguna atracción o exposiciones para admirar y descubrir nuevas técnicas.
    Además todo lo referido al tango me evoca la infancia, en casa y en reuniones recuerdo el disfrute de mis parientes mayores. En las fiestas familiares una mezcla de sonidos surgía, nosotros de niños con canciones infantiles, luego el surgimiento del rock y temas melódicos se alternaban con los tangos de autores preferidos de mis padres y de mis tíos. También algo de Jazz. Que lindos tiempos aquellos igual que algunos de la actualidad pero con otras características.
    Gracias por compartir todo esto, te envío un gran abrazo para que incorpores a tu bazar, Haydée.

    ResponderEliminar
  7. Hermoso tu texto sobre el tango! Deliciosamente escrito, bailado... gracias, beso, feliz año, Noemi.

    ResponderEliminar
  8. GRACIAS SONIA,
    ENTRARE EN LA PAGINA Y SE LA ENVIARE A TODOS MIS AMIGOS TANGUEROS. UN GRAN ABRAZO, LO MEJOR PARA TI,
    GLADYS.

    ResponderEliminar
  9. Recordada Sonia: Ni siquiera muy bueno, es BUENÍSIMO. Yo no sé mucho de tango, pero me gusta y lo bailé. Tu relato es una verdadera descripción de lo que ocurre y se siente cuando se baila el tango, de lo poco que se conversa y de todo lo que se expresa al compás del 3 x 4. En otro blog tuyo, ya lo había recibido y procedí a imprimir el texto porque me ha gustado muchísimo. Te felicito y gracias.
    Antonio.

    ResponderEliminar
  10. Un abrazo, Sonia; y que sea un buen 2010!
    Juanjo

    ResponderEliminar
  11. Querida Sonia, Quiero felicitarte por las últimas noticias sobre tus actividades, tanto en el “pensamiento en red” cuanto en el tango donde me alegra que hayas participado en la Maison de l´Am. Latine. (Se me hace difícil decirte cuál de estos 2 temas me interesa más!! o, mejor dicho, cual me fascina más!)
    Marie- France Cathelat

    ResponderEliminar
  12. Hola Sonia,
    Me alegro mucho que has creado un blog nuevo sobre el tango. Voy a leer más después.
    Abrazos,
    Margareta.

    ResponderEliminar
  13. Precioso el Blog, Sonia.
    Felicitaciones
    Que tengas un 2010 a toda orquesta.
    Un gran abrazo,
    Nelson Guerra.

    ResponderEliminar
  14. Hola Sonia, que lindo tu blog, aunque no soy practicante de tango me parece muy lindo que puedas encontrar en él tanto mundo interior, tanto encuentro.
    Me alegra que puedas seguir expresándote tanto en tus escritos, voy a seguir de cerca tu blog.
    Besos
    Silvia

    ResponderEliminar
  15. Hola Sonia;
    gracias por brindarnos este espacio de juego, de magia y de ensueño en el medio del fragor de la vida cotidiana.
    Escuché los tangos que cantaban mis viejos, mi padre conoció a Gardel y te aseguro que se me piantaron varios lagrimones que me trajeron la infancia y una ristra de recuerdos enlazados en una conmovedora secuencia interminable de vivencias.
    un abrazo,
    Hilda Catz

    ResponderEliminar
  16. Sonia.
    ¡¡¡ Felicitaciones !!!
    Manfredo Teicher.

    ResponderEliminar
  17. Querida Sonia, qué lindo tu blog! no le he leído todo pero hasta donde llegué me encantó!
    Tengo una amiga que está incursionando en el tango y quería tener él artículo que presentaste en FEPAL en Chile. Lo tienes a mano? me lo puedes enviar?
    Te mando un abrazo muy cariñoso
    María Paz

    ResponderEliminar
  18. Ay que suerte vivir en Buenos Aires!!!! Un grande abbraccio e che il nuovo anno porti novità , allegria e....AMOR.
    Nadia e Gianluca

    ResponderEliminar
  19. hermosa manera de vivir el tango y de leerlo, gracias!! Me encantó.
    Sol

    ResponderEliminar
  20. Me encantó!!! Recien hoy sábado 27 de março pude leer despacito cada rincon, una delicia leerte...
    Sol

    ResponderEliminar